julio 11, 2016

Verano 2016: La seguridad detrás de las sonrisas

Una estrategia implementada por el Cuerpo de Salvavidas y la Cruz Roja en la provincia de Matanzas ha permitido reducir, desde el 2012, en un 50% los accidentes fatales. No obstante, en este Verano 2016 sus fuerzas permanecen alertas para evitar hechos lamentables.
Referencias históricas consultadas refieren que el primer cuerpo de personas dedicadas al rescate y salvamento se organizó en China a principios del siglo XVIII. Esta, que fue llamada Asociación Chinkiang para el Salvamento de Vidas, se dedicó a salvar marineros en problemas e involucraba estaciones de salvamento especialmente diseñadas con personal y botes de rescates.

En 1767, en la ciudad holandesa de Ámsterdam, se fundó la Sociedad para Rescatar Personas Ahogadas, cuyo propósito era tratar de recobrar a las víctimas aplicándoles, empíricamente, los primeros auxilios. Mientras que en Londres, casi un siglo antes del nacimiento de la Cruz Roja Internacional, la Real Sociedad Humanitaria de esta urbe británica ya indicaba el uso de técnicas de salvamento a lo largo del canal inglés. Fueron ellos los primeros en difundir sueltos impresos con recomendaciones, alertas y consejos para evitar accidentes en el agua.

Es en la playa de Varadero, en 1894, donde se crea una escuela de Soteriología, en la cual se capacitaban a marineros para el rescate de náufragos. Aunque cerró poco tiempo después a causa de las condiciones financieras, el hecho marca el origen en Cuba para los cuerpos de salvavidas. Más tarde, la Sociedad Nacional Cubana de la Cruz Roja fue la primera organización que existió en la Isla, encaminada a la protección y salvamento de vidas humanas en el medio acuático. Esta se asocia a la Cruz Roja Internacional el 10 de marzo de 1909. En 1961, en Guanabo, se crea la primera Escuela de Salvavidas y en 1989 se acredita una nueva escuela en Varadero.

Utilizar los medios de protección con responsabilidad previene accidentes fatales.
Foto: Reinier Dávalos


TOTAL SEGURIDAD ESTE VERANO 2016

Una de las opciones más recurrentes por los matanceros en la etapa estival, sin dudas, resultan los baños en playas, ríos o piscinas. Con el objetivo de prevenir los incidentes, preservar las vidas de las personas, así como vigilar, prevenir y atender a los bañistas en las más de 400 áreas autorizadas en Matanzas, el personal de salvamento se halla preparado para este Verano 2016.

De acuerdo con el Dr. Ernesto López Letucet, Secretario General de la Cruz Roja Provincial, estos dos meses resultan de una intensa actividad. Por tal razón preparan, como asesores metodológicos del Cuerpo de Salvavidas, un plan de trabajo encaminado a mantener los favorables índices que mantienen desde el año 2012, en el que implementaron nuevas estrategias de trabajo.

“Basados en ideas surgidas dentro de los Círculos Juveniles de Varadero y Unión de Reyes hace más de cuatro año que implementamos un grupo de medidas que nos han permitido reducir en un 50% la cantidad de accidentes fatales.

Algunas de ellas incluyen la creación de grupos de trabajo que actúan en los puntos de salida y destino de los vacacionistas. Allí se ofrece una amplia explicación acerca de los peligros, compromisos y acciones a tomar en cada una de las situaciones que puedan presentarse; se distribuyen sueltos con informaciones y se explica la importancia de respetar las señalizaciones y las orientaciones del personal responsable en cada área de baño.”


PRINCIPALES ACCIONES PARA EVITAR ACCIDENTES



  1. Respete las señales e indicaciones de los salvavidas
  2. Vigile siempre a los niños. Nunca los deje solos ni en el agua ni en la arena. Si encuentra uno perdido, diríjase a un salvavidas
  3. Evite los juegos bruscos en el agua 
  4. No nade bajo los efectos de las bebidas alcohólicas o psicofármacos alucinantes
  5. Si siente fatiga, mareo o escalofríos, salga del agua inmediatamente
  6. Ante una situación de emergencia, pida ayuda a los salvavidas, evite actos de valentía. (Un mensaje de la Cruz Roja Cubana)

Esta estrategia, indica el especialista, ha conllevado a unir esfuerzos con las direcciones municipales de Deporte, Cultura e Higiene y Epidemiología, en el uso de los equipos de audio y personal calificado.

“A pesar de la indisciplina de algunas personas que acuden a sitios no autorizados, ya sea por orientaciones de contaminación o falta de seguridad, nuestro personal se desplaza por estas zonas con el objetivo de alertar y capacitar a la población acerca de los peligros que esa práctica puede acarrear”, añade López Letucet.

Las fuerzas del Cuerpo de Salvavidas en Matanzas, que por estos días se han visto reforzadas tras la pronta graduación de 60 de ellos en la escuela de Varadero, son más numerosas en el balneario, la ciudad cabecera y Ciénaga de Zapata, pero están presentes en todos los municipios de la provincia.

“Estos nuevos jóvenes se sumaran de inmediato, en los lugares designados, a las labores de protección y educación. Para ello cuentan con el equipamiento necesario, que incluye torpedos, patas de ranas, caretas, snorkels y silbatos”, indica Rey Sosa Sánchez, jefe de Operaciones y Socorro.

No obstante, en un breve recorrido realizado por las playas de la Atenas de Cuba se pudo comprobar que la ausencia de los salvavidas constrasta con lo expuesto por los especialistas. En busca de respuestas este bloguero recaló en el policlínico Samuel Fernández, en la barriada matancera de La Playa.

De acuerdo con Rosa García Figuerate, especialista de Recursos Humanos en la institución, allí poseen 20 plazas para salvavidas, las cuales se incrementan en la etapa estival por razones lógicas. 

"En estos momentos, sólo las bases de Campismo Popular en la periferia de la ciudad de Matanzas; los hoteles Canimao y El Valle; la cueva Saturno y la playa Bahía cuentan con personal contratado: un total de diez compañeros.

Por estos días estamos a la espera de la próxima graduación con el objetivo de reforzar algunas posiciones, sin embargo, nuestros muchachos trabajan en condiciones no idóneas: muchos no poseen pullovers, chancletas; en algunos lugares no se les garantiza almuerzo", añade García Figuerate.

Con estas olas, la tranquilidad de los veraneantes matanceros queda en entredicho. Esperemos que estas problemáticas puedan ser resultas, en tanto está en juego la seguridad tras las sonrisas de quienes acudimos al mar en busca de sosiego.