octubre 19, 2012

Insta Ministro de Educación Superior de Cuba a perfeccionar la gestión científica

El Ministro de Educación Superior en la
 Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos

“Todavía debemos mejorar la  gestión científica en nuestras universidades. Todavía existen barreras que se interponen en el desarrollo científico, pero tenemos que buscar ser más eficaces con nuestros recursos y nuestra gente.” De esta forma se expresó el Dr. Rodolfo Alarcón Ortiz, Ministro de Educación Superior de Cuba (MES), durante una reunión del claustro profesoral de la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos.


En el Teatro de la casa de altos estudios, el titular del MES llamó igualmente a una mayor integración científica entre todas las disciplinas, a potenciar la complementariedad y la comunicación. “Debemos trabajar para una meta común, comunicarnos y ser eficientes no obstante las adversas condiciones materiales, los problemas del transporte y los insumos.”


El encuentro sirvió para analizar cómo enfrentará la universidad matancera las transformaciones de la gestión de la investigación, el desarrollo y la innovación, además de la necesaria formación doctoral para lograr una nueva universidad más pertinente, cuyo impacto en la economía y la sociedad cubanas esté acorde al momento que vive el país, según plantean los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

La sistematicidad y cumplimiento de las normativas, la vinculación y asesoría de la Universidad de Matanzas a los proyectos de desarrollo local en el territorio y la importancia de las ciencias sociales en toda investigación científica, fueron temas discutidos con rigor en la reunión por profesores y directivos del ramo. 

Así mismo se debatió acerca del logro de la excelencia universitaria mediante la acreditación de carreras y la revitalización en el centro de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR), organización capacitada para impulsar la investigación en la universidad y que ha permanecido “dormida” durante 20 años en la institución.