octubre 10, 2015

10 de octubre de 1868: La Guerra Grande que forjó la nación


¿Qué significó la Guerra Grande, iniciada el 10 de octubre de 1868? ¿Por qué fue de capital importancia para el futuro de la Isla? ¿Por qué las principales figuras enroladas en la batalla contra España son actualmente nuestros paradigmas? ¿Qué heroicidades son hoy, al paso de 147 años, verdaderas leyendas del arte militar?


El 10 de octubre de 1868 se lanzaron a la manigua los cubanos en busca de la libertad y Carlos Manuel de Céspedes, ilustre hacendado bayamés que posteriormente fue reconocido con el título de Padre de la Patria, asumió el honor de liderar el alzamiento de las huestes mambisas en el ingenio La Demajagua.

Fuerzas cubanas que, no obstante las penurias y dificultades en muchos órdenes, supieron dar vivos ejemplos de heroísmo y capacidad de lucha ante un enemigo mucho más preparado y numeroso.

¿Qué significó la Guerra Grande? ¿Por qué fue de capital importancia para el futuro de la Isla? ¿Por qué las principales figuras enroladas en la batalla contra España son nuestros paradigmas? ¿Qué heroicidades son hoy, al paso de 147 años, verdaderas leyendas del arte militar?

La contienda del 68 puso de manifiesto la radicalidad del pensamiento revolucionario que durante las décadas anteriores en Cuba se debatió entre diferentes corrientes. Reformismo, abolicionismo y anexionismo, si bien fueron capaces de crear un clima de revolución y ofrecer desde sus puntos de vista una solución para la situación del país, crearon a su vez, la matriz necesaria para que el independentismo se proyectara como la única vía de satisfacción de las acuciantes necesidades de los criollos.

Esta primera guerra logró unir en la dura lucha contra España a blancos, negros y asiáticos. Enlazó bajo los mismos ideales de redención a ricos hacendados, pobres guajiros y agobiados esclavos, así como sentó pautas organizativas y militares para empeños posteriores.

No obstante los hechos militares relevantes que trascendieron y se convirtieron con el paso de los años en leyenda, tales como la Invasión a Guantánamo por Máximo Gómezlas heroicidades de la caballería camagüeyana de Ignacio Agramonte o los repetidos cruces de la Trocha de Júcaro a Morón, la Guerra de los Diez Años debe ser reconocida por mucho más que armas encontradas y extenuantes combates.

La guerra del 68 fue la primera gran revolución social en Cuba, que a pesar de no concluir con la creación de un Estado nacional, removió los cimientos de la sociedad de la Isla y marcó el camino a seguir para lograr la independencia.

Esta conflagración permitió a los cubanos participantes en la Asamblea de Guáimaro firmar nuestra primera carta magna, y plantear allí una forma de gobierno republicana, expresión de los más altos niveles de democratización de la estructura de poder del Estado y asimismo desplegar por primera vez en los territorios dominados un cuerpo legislativo puramente cubano que creaba condiciones para la formación de una efectiva sociedad civil.

Contribuyó enormemente a la abolición de la esclavitud y dio paso a grandes cambios sociales, necesarios para el establecimiento de otro orden económico y social en Cuba.

La Guerra de los Diez Años fue el primer paso de un largo camino de revoluciones de los patriotas y la nación cubana hacia el logro de nuestro real derecho a la libertad y autodeterminación.