marzo 08, 2015

La mujer y sus derechos humanos (+ Video)

Cuando el próximo día 10 diciembre se celebre en todo el planeta el Aniversario 66 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos no podemos olvidar los Derechos de la Mujer (Déclaration des Droits de la Femme et de la Citoyenne). 
(Por Mayuri Martín, tomado de Girón)

Esta carta firmada en 1791 y redactada en francés por Olympe de Gouges, parafrasea la Declaración de los Derechos del hombre y la ciudadanía, el texto fundamental de la revolución francesa.

Esta fue la primera vez que se habló en la historia de la emancipación de la mujer y la equipara en igualdad de derechos con respecto a los hombres.
Entre los artículos se destacan:
1 – La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.
2 – El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.
3 – El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.
4 – La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer sólo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón.
5 – Las leyes de la naturaleza y de la razón prohíben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no esté prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.
6 – La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que la de sus virtudes y sus talentos.
Estos son tan solos los seis primeros acápites de un total de 17 que conforman un reclamo auténtico de la universalización de los derechos humanos.
Olympe de Gouges denunciaba que no se había tenido en cuenta a la mujer en una revolución que exigía la libertad y la igualdad. Mantuvo la postura de que la mujer nace libre y debe permanecer igual al hombre en derechos.
Sin embargo, Olympe de Gouges, fue objeto de burlas y desprecios en la Francia de su época. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que su obra comenzó a valorarse y se le llegó a considerar una de las más grandes humanistas francesas de finales del siglo XVIII.