marzo 04, 2015

Avistan en Ciénaga de Zapata, por primera vez en más de 40 años, una gallinuela de Santo Tomás

Un equipo de ornitólogos, integrado por científicos y especialistas del Museo de Historia Natural de Cuba, avistaron durante el 2014 un espécimen de gallinuela de Santo Tomás, especie de ave endémica de la Isla que se consideraba casi extinta. 

El avistamiento, el primero en más de cuatro décadas, se realizó durante el pasado noviembre pero salió a luz por estos días en una nota emitida por la Organización BirdLife International (BI). Este suceso ofrece grandes esperanzas a los conservacionistas, que ahora trabajarán más fuerte en la protección del raro animal.

Según Andy Mitchell, uno de los observadores, "en el primer caso, la cabeza sobresale de la juncia en el lado del paseo. Después de unos segundos, el pájaro salió lentamente a la luz, se detuvo por unos segundos antes de moverse..."

La gallinuela de Santo Tomás, descrita por primera vez por Fermín Zanón Cervera, naturalista español que en 1927 colectó por primera vez la especie, habita una restringida área de menos de 530 mil hectáreas en la Ciénaga de Zapata, al sur de Matanzas.

Según Birdlife International ya está diseñado un nuevo plan de gestión del proyecto para evaluar el tamaño actual de la población, la distribución y el estado de la especie.

Este avistamiento representa una de las victorias más importantes del Programa de Prevención de Extinciones, financiado por BI, que tiene como objetivo detener la extinción a través de la aplicación rigurosa de la ciencia y la conservación práctica, realizada por una serie de especialistas en el terreno.

La gallinuela de Santo Tomás mide cerca de 29 cm de largo. El dorso es de color castaño oliváceo. Por las partes inferiores es de color gris plomizo excepto en la garganta donde se convierte en blanco. Por los flancos y en el abdomen inferior se convierte en castaño grisáceo que en algunos especímenes está barrado de blanco. Las alas son muy cortas. La cola es pequeña con la parte de abajo de color blanco. El pico es verde con la base de color rojo. Las patas son rojas. Los inmaduros son más opacos, sin la base roja en el pico y con las patas de color verde olivo. Vuela muy débilmente.